Joan Junyent


El de la foto soy yo.

Intentando parecer simpático y amable. Porque no sé como poner la cara de “cuan listo soy”.

Detrás están los árboles. En la foto se ven.

Lo que no se ven son las cigarras, las ardillas y las ideas.

Hay muchas ideas aquí y vengo a por ellas cuando me quedo sin.

El de la foto es Luis. Hoy montarse así en los coches está prohibido. Las barras metálicas «cosen» los techos para que no caigan

Estudié de minero y trabajé bajo tierra un montón de años.

Acabé de Director de la mina.

Mi jefe me dijo: “tenemos de media una muerte al año por caída de una piedra del techo, haz todo lo que puedas”. Me costó entenderlo. Me estaba diciendo «esto es lo que sabemos hacer y no avanzamos …»

Pasamos veintiséis años sin ese accidente.

Yo dejé la mina tras los primeros dieciséis.

En esa mina aprendí. Mucho.

En la mina pasan cosas raras. No se saben. Pasan bajo tierra y no se ven.

Mineros que se quejan de poco aire limpio mientras fuman.

Aprendí de ellos.

Había jefes buenos y malos.

También aprendí de ellos.

Al entrar a una zona le indiqué a mi jefe que el techo no estaba muy bien. «Yo rodeo la zona mala y te indico si puedes entrar».

Me sujetó del brazo: «¡No!. Si no lo ves bien, no entres».

«Ok, pues voy a por la pala (la máquina, no la de mano) para que ponga piedras y lo cerramos para siempre».

Me miró.

Pensó.

«¿Crees que puedes entrar sin peligro?».

Sin peligro en una mina, si es que… bueno.

Entré y era eso, lo que yo le había anticipado.

«Ven. Siguiendo mis mismos pasos y no te meterás debajo».

Me dijo que ya se fiaba y no entró.

Solucionamos el problema y a seguir.

A partir de ahí mi jefe me miraba diferente.

Había entendido “mi prevención”.

Y es fácil.

Si para mi no vale, no vale para nadie.

Aunque seas quien pide mejor aire mientras fumas.

La pose de la cobra blanca.

Cuando el accidente viene

tu ya te has ido.

Muy fácil 

Un día en el bosque, me asaltó la inspiración y me vino la idea.

Protegerse del accidente era hacer un curso de defensa personal.

Y lo puse en práctica ya.

Cursos para ahuyentar accidentes.

En la foto todos atentos a mis clases para ahuyentar accidentes.

En la pose se ve, es parecido al kárate.

Y funcionan.

¿Quieres ahuyentar los accidentes de tu empresa o de tu vida?.

Escríbeme, [email protected] y si no tengo algún brazo roto (del kárate, claro) te respondo. 

Pagoiina

Cajas de «El Gran Silencio»

Miles de hojas de prevención que llegarán a las casas.

Y que en otoño no se van.

Se quedan.

Soy tenaz. Y no temo a mi incapacidad.

Solo es dedicarle más tiempo hasta que sale.

Y si tengo que pensar un día entero para ahorrarte un minuto de lectura a ti, lo hago. Y por esto funcionan mis novelas para la prevención de accidentes.

O mejor, mis cursos de prevención escondidos en novelas.

Ahora se ve que el storytelling funciona muy bien.

He vendido miles de libros sin darme cuenta de que lo mío también es storytelling. Soy un flecha.

Si quieres algo efectivo, bajo precio y alto valor.

Facilísimo de organizar.

Y reutilizable.

Libros. Libros.

De papel, los electrónicos no han arrancado.

No encontrarás mayor efecto a un precio menor.

Si los combinas con los cursos ya es fantasía.

He repartido libros (prevención y dinero) en muchas empresas.

Cada vez sé más como hacer que funcione muy bien (ideas) y puedo ayudarte más con tus objetivos.

Y, probablemente, te ayude tanto (o tan diferente) que te quedarás esas ideas para ti. Yo lo intentaré. 

Estoy en [email protected] . Hola. Eres bienvenido.